Prevención de los trastornos causados por el déficit de yodo

Prevención de los trastornos causados por el déficit de yodo

La OMS recomienda la yodación universal de la sal y, en el caso de las mujeres embarazadas y lactantes, las necesidades de yodo sólo pueden ser cubiertas mediante la suplementación con yoduro potásico.
El déficit nutricional de yodo puede causar un amplio espectro de enfermedades que afectan a personas de todas las edades, pero particularmente a las mujeres embarazadas y el desarrollo fetal y neonatal. La mejor fuente dietaria de yodo la constituyen la sal yodada y los pescados y mariscos, si bien la mayoría de los países que consiguieron erradicar la deficiencia nutricional de yodo tuvieron que recurrir a la suplementación continuada de la dieta con yodo mediante la utilización de la sal yodada.