Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo

Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo

La fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC) es una enfermedad debida al virus del mismo nombre. Los humanos adquieren la infección fundamentalmente por la picadura de una garrapata, aunque también pueden adquirirla por contacto directo con sangre o fluidos de animales infectados (hecho que explica el mayor incidente en profesiones como la de ganadero o matarife), y mismo de humanos enfermos, mas por la experiencia de los países endémicos, parece que no es nada fácil y suele quedar limitada a las personas que cuidan de los enfermos en la fase hemorrágica de la enfermedad (hecho que explica el riesgo de los trabajadores sanitarios).

No todas las infecciones producen enfermedad y, cuando la producen, esta comienza después de un período de incubación de entre 3 y 7 días (rango de 1 a 13). Los primeros síntomas (fase prehemorrágica) son fiebre elevada (39-40ºC) de aparición brusca (aunque la fiebre puede no ser siempre tan elevada e incluso puede haber una pequeña fracción de casos sin fiebre), cefalea, mialgia, y mareo. También se puede presentar diarrea, hiperemia facial, del cuello y del tórax, congestión ocular o conjuntivitis. Después de 3-4 días aparecen las manifestaciones hemorrágicas (fase hemorrágica), desde petequias y grandes hematomas en la piel y mucosas hasta las hemorragias, fundamentalmente por la nariz, digestivo, útero, tracto urinario o respiratorio. Se produce también fallo hepático y renal. La letalidad varía entre el 5 y el 30%.

El riesgo de infección con el virus de la FHCC en Galicia. El riesgo de infección con el virus de la FHCC en un territorio depende, entre otros factores, de la densidad de garrapatas del género Hyalomma que haya en ese territorio, ya que para el mantenimiento del virus se precisan densidades elevadas.

Los datos que hay de Galicia indican que, en los últimos cuatro años, se detectaron sólo unos pocos ejemplares (5-6) de garrapatas de este género, que se recogieron en caballos. Para los entomólogos expertos en este campo este número de garrapatas sugiere una muy baja densidad del vector.

De este modo, el riesgo de adquirir la enfermedad por picadura de garrapata en Galicia se puede calificar de extremadamente bajo, por lo que dicho riesgo queda fundamentalmente a expensas de la transmisión secundaria a partir de una persona infectada en otro lugar, que también se puede considerar muy bajo debido a la práctica ausencia de casos autóctonos en nuestro entorno.

El riesgo de infección con el virus de la FHCC en España. A un lado hay sendos enlaces a las evaluaciones del riesgo que para el conjunto de España realizaron el Centro de coordinación de alertas sanitarias (CCAES) y el Centro europeo para la prevención y el control de las enfermedades (ECDC). En esta última se concluye que, en España, la probabilidad de infección por la picadura de una garrapata se mantiene baja, aunque en el futuro pueden ocurrir casos esporádicos adicionales.

Prevención. Se fundamenta en protegerse frente a las garrapatas y, llegado el momento retirarlas adecuadamente. Como hacerlo se puede consultar en el siguiente enlace.

Respuesta. Abajo se encuentra el procedimiento para identificar posibles casos de FHCC con la respuesta inmediata que le hay que dar, que incluye el traslado al hospital do Meixoeiro, y el procedimiento para el manejo de los contactos de esos casos posibles.